La Primavera

Cómo alimentarse en primavera sin morir en el intento

DSC 0436

Llega el buen tiempo, los días un poco más largos y soleados, algunas lluvias y todo florece a nuestro alrededor.

Al igual que en la naturaleza, nuestro cuerpo también experimenta ese tipo de cambios. Ya lo dice el refrán: “la primavera la sangre altera”.

Por eso es importante saber qué es lo que nuestro cuerpo necesita exactamente para que funcione perfectamente y aproveche toda esa energía.

Los cambios en la alimentación de primavera

Ya que las temperaturas empiezan a subir y los días empiezan a tener algunas horás más, mucha gente aprovecha esta temporada para ponerse al día cambiando algún aspecto de su alimentación. Es la época ideal.

Por eso, y porque también es un buen momento para empezar a disfrutar de actividades al aire libre, vamos a ver qué alimentos podemos utilizar en esta etapa que facilitarán a nuestro cuerpo sentirse pleno y muy ligero.

Empecemos por las verduras y frutas de temporada:

  • Calabacín – Alcachofas
  • Calabaza – Acelgas
  • Cebolla – Puerros
  • Espinaca – Hinojo
  • Espárrago verde – Habas
  • Judías verdes – Guisantes
  • Lechuga – Nabo
  • Pepino – Pimiento
  • Remolacha – Rábano
  • Fresas – Nísperos
  • Albaricoques – Cerezas

En relación a los tipos de cocción de los alimentos, ya no necesitamos cocciones tan largas ni alimentos tan calientes (sopas, cocidos ni horneados). Es ahora cuando las ensaladas cobran más protagonismo y la cocción al vapor entra en acción, así como algunos alimentos crudos, los escaldados y los salteados rápidos.

Precisamente en este tipo de platos podemos añadir elementos que aportan frescor como:

La primavera es también una época para mineralizar el organismo y aportarle sales minerales para que nuestras reservas estén cubiertas. Aquí tienes una lista de todos los productos que pueden ayudarte a conseguirlas de una manera natural:

  • Alga wakame
  • Alga nori
  • Gomasio
  • Sésamo tostado y molido
  • Maca
  • Hierba de trigo
  • Superalimentos

Si quieres probar nuevos sabores, puedes también experimentar con proteínas vegetales ligeras, como el seitán.

El gran inconveniente de la primavera: las alergias

Todos sabemos que son reacciones que tiene el sistema inmunitario del organismo frente a una sustancia generalmente inocua. Se manifiesta ante la exposición a dicha sustancia ya sea por inhalación, ingestión o contacto cutáneo.

Estas molestias cada vez afectan a más cantidad de población (hoy ya entre un 30%-40% sufre alguna) con síntomas como asma, rinitis, dermatitis y urticarias.

Sin embargo, su tratamiento se basa en calmar los síntomas sin solucionar la causa. En esto puede ayudarte la alimentación.

Se ha descubierto que en la mayor parte de los casos una buena salud intestinal mejora ostensiblemente la mengua de sus consecuencias. Consulta a nuestro naturópata

¿Qué consejos le daríamos a alguien que tiene cualquier tipo de alergia?

Muy sencillo: eliminar el azúcar y los lácteos como paso básico.

Si quieres probarlo vente a nuestros “Lunes sin carne”  

Por una razón muy sencilla: si lo que más afecta a la desmineralización y a las malas digestiones son estos dos elementos, prueba a eliminarlos de tu dieta.

Es sorprendente el resultado.

Naturalmente, no estamos diciendo que sea una conclusión infalible para todos los casos y que haga desaparecer por arte de magia la dolencia pero está comprobado que los síntomas no son tan fuertes.
En muchos casos estas alergias tienen una base emcional. Si es tu caso consulta con nuestro psicoterapeuta

tienda

Quiero cambiar mi alimentación esta primavera y comer más sano. ¿Por dónde empiezo?

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de cambiar la alimentación son los elementos que ingerimos que no son beneficiosos para nuestro organismo, y que serán precisamente los que primero tendremos que eliminar y sustituir. Son:

El azúcar.

Es cierto que es un elemento que los veganos aceptamos porque no deriva de los animales pero es un gran enemigo de la salud, especialmente el azúcar blanco. En su lugar podemos utilizar endulzantes mucho más naturales y con un índice glucémico más bajo que nos pueden ayudar no sólo a no tener tanta ansiedad sino a que nuestro organismo se sienta menos contaminado. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Sirope de agave
  • Sirope de arroz
  • Stevia
  • Azucar de coco
  • Panela
  • Sirope de arce
  • Azúcar de abedul

Los lácteos.

Siempre nos han dicho que este tipo de productos son beneficiosos para nuestra salud intestinal pero teniendo en cuenta que la mayor parte de las alergias se reducen si eliminamos la leche, los yogures y el queso podríamos cuestionar su utilidad a nivel nutricional, además de contemplar todo el maltrato animal que conlleva su producción. Si aun así no estás seguro que obtener todo el calcio que necesitas, deberías saber que el brócoli y el sésamo son elementos que contienen al menos 7 veces más calcio que la leche y su digestión es muy fácil para nuestro cuerpo.

Para dejar de consumirlos podríamos empezar por ir sustituyendo la leche por bebidas vegetales (arroz, avena, almendras…) y el yogur por otro tipo de productos como el kéfir, el kombucha o el yogur de soja. El queso también tiene sus variantes veganas como ves aquí.

El pan blanco y las harinas y cereales refinados (arroz blanco, harina blanca)

La mayor parte de estos elementos no contienen casi nutrientes y se convierten automáticamente en azúcar. ¿Y cuántos nutrientes tiene el azúcar? 0.

¿Por qué no pruebas algún pan de otros cereales integrales como el centeno, el pan de maíz o la espelta? También tienen mucho sabor, son muy saciantes y no tienen efectos secundarios.

Y ahora los siguientes pasos:

Aumenta tu cantidad diaria de verduras.
Experimenta.
Prueba sabores nuevos y formas de cocción que no sueles utilizar.
También puedes acompañarlas con finas hierbas, aunque las especias son más propias de otras estaciones.

Reduce o elimina el consumo de proteínas animales.
Hay multitud de productos con proteína vegetal de mejor calidad que consiguen que tu cuerpo se sienta menos pesado en las digestiones, aparte de otros beneficios.

Todos estos consejos son la base para una alimentación sana, sea vegana o no.
Así que si quieres empezar por algún sitio elige el apartado que más te apetezca y pruébalo.
Tenemos opciones de sobra para poder ayudarte con tus nuevas sensaciones.
¿te ponemos un ejemplo? Vente a nuestros talleres Lunes sin carne.

¿Ya lo has intentado? ¿Qué te ha parecido?