Deporte y veganismo

corazón de frutas y verduras
Si quieres compartirlo...Share on Facebook
Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Con la llegada del buen tiempo comienzan los buenos propósitos en el cambio de alimentación y las ganas de realizar más actividades al aire libre.

Es un momento perfecto para empezar a hacer deporte y salir de casa.

Si te has planteado tener una vida más saludable, el deporte y la alimentación tienen un papel fundamental en tu cambio.

Sigue leyendo y encontrarás varios pasos para fomentar estos nuevos hábitos.

La importancia de realizar actividad física

Está comprobado que las personas hombres corriendoque hacen alguna actividad física tienen mejor calidad de vida y un cuerpo más preparado para afrontar cualquier tipo de problema de salud, pero muchas veces las dudas o las excusas nos invaden y no acabamos de ponernos en marcha.

A pesar de todas nuestras inseguridades, en realidad sólo hay que plantearse una idea sencilla: si quieres sentirte mejor hay que hacer algún esfuerzo. No hace falta entrenar durísimo 6 veces a la semana, sólo plantearse una rutina 3 ó 4 veces a la semana que te resulte fácil y cómoda de cumplir, como paseos o caminatas sencillas.

Otra forma de integrar el deporte en nuestras vidas es sustituir los transportes o eliminar el uso del ascensor y utilizar las escaleras. Son pequeños trucos que nos ayudan a poner en movimiento nuestro cuerpo dentro de lo cotidiano.

Pero después de organizarse con estas actividades surgen otro tipo de dudas. Una de las más comunes es: ¿Cómo puedo cuidar más mi alimentación y hacer deporte? ¿Ambos son compatibles? Y la respuesta es contundente: Por supuesto.

Cómo compatibilizar el deporte con la alimentación sana

Se puede mantener una alimentación nutricionalmente completa siendo vegetariano o vegano. Pero a la hora de compatibilizarlo con la actividad física sólo hay que tener en cuenta varios aspectos:

  • Las personas que realizan deporte habitualmente necesitan mayor cantidad de proteína, pero está comprobado que la proteína vegetal es mucho más digestiva y saludable. La podemos encontrar no sólo en productos como el seitán, el tofu, el tempeh o las legumbres, sino también en polvo como la proteína de guisante o la de cáñamo, ideales para hacer batidos para después del entrenamiento.
  • También es importante estar surtido de otros nutrientes, y en especial algunos con mayor riesgo como la Vitamina B12, el calcio, el hierro, el omega 3, el zinc, el yodo o la vitamina D, pero se pueden encontrar en varios alimentos (algas) o en cápsulas utilizadas como suplementación.

Hoy en día existen deportistas de élite que llevan una alimentación vegetariana o vegana y no tienen ningún problema con su nutrición. Pongamos algunos ejemplos:

  • Sergio Agüero del Castillo, futbolista. Eliminó la carne, la pasta y el azúcar como primeros pasos y descubrió una forma mucho más saludable de vida.
  • Fiona Oakes, la vegana que ganó la maratón del Polo Norte. Considera que la nutrición es parte esencial de su éxito.
  • Patrick Baboumian. Defensor de los animales, es “El hombre más fuerte de Alemania” y se declara herbívoro alegando que los animales más fuertes del planeta se alimentan solamente a base de plantas.
  • Eneko Llanos, deportista vasco y vegano especialista en Triatlón y Ironman.

Si quiero cambiar mi alimentación, ¿Qué tengo que hacer?

Muchas veces cuando nos planteamos cambiar nuestra alimentación encontramos tal cantidad de opciones que no sabemos por dónde empezar.

Por eso es importante establecer una base; saber qué productos tenemos que reducir o eliminar para empezar a cambiar. Aquí tienes una guía para empezar:

  • El azúcar

Este polvillo blanco es un gran desmineralizador;  en cuanto entra en nuestro organismo no aporta ningún nutriente y para su asimilación se necesitan tantas sales minerales que el cuerpo toma de los lugares donde a veces ni siquiera hay reservas.

Está presente en muchísimos más productos de lo que pensamos. Por ejemplo: todos los enlatados contienen alguno de sus derivados como conservante (sacarosa, glucosa, fructosa, etc…).

Una manera estupenda de reducir su consumo es sustituirlo por otros endulzantes (melaza, panela, stevia) y cocinar alimentos lo más naturales posible, evitando las latas y los envases (más verduras y frutas, si son ecológicas mucho mejor).

  • Los lácteos

Favorecen el desarrollo de alergias, osteoporosis y diabetes tipo 2. Incluso se puede afirmar que potencian el crecimiento de otras enfermedades más graves.

Siempre nos han dicho que los lácteos son grandes fuentes de calcio pero hay otros alimentos que proporcionan este tipo de mineral como el brócoli o el sésamo y que nuestro cuerpo digiere perfectamente, sin tener que recurrir a reservas de potasio, o de magnesio para su asimilación.

 

  • Las harinas refinadas

Imagínate un cereal que recoges del campo. Es totalmente natural. Ahora quítale la cáscara y el gluten. Lo que te queda es almidón, un elemento que llena el estómago pero que no aporta ningún tipo de nutriente y obliga a tu organismo a utilizar más calcio del habitual para digerir ese producto. Eso es exactamente lo que comes cuando ingieres pasta, arroz blanco, pan blanco o harina blanca.

Sustitúyelo por cereales integrales, pasta integral o pan integral y estarás comiendo el cereal con nutrientes, no el almidón restante.

 

  • La carne

Nuestro sistema digestivo se parece mucho al de los animales herbívoros. Está preparado para asimilar cualquier tipo de vegetal, pero la carne tiene un efecto muy diferente en nuestro intestino: se pudre. Eso significa que produce flatulencias, pesadez y que el sistema digestivo necesita mucha más energía para metabolizar sus nutrientes que los de otros alimentos.

Para conseguir la proteína que necesitamos no es necesaria la proteína animal. Puedes conseguir incluso una proteína más completa siguiendo estos sencillos pasos:

  • Mezclando cereales integrales con legumbres
  • Consumiendo derivados de la soja como el tempeh o el tofu, o incluso con seitán (basado en el gluten de trigo)
  • Utilizando otros cereales como la quinoa o el amaranto, con una gran cantidad de proteína.

 

Ahora que ya sabes cómo compaginar el deporte y la nutrición sana ¿te animas a probarlo?

Si aún no sabes cómo empezar podemos ayudarte aquí.

Si quieres compartirlo...Share on Facebook
Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario