Arroz. Todo lo que necesitas saber para sacar el máximo partido en la cocina

      El arroz, después del maíz, es el cereal más cultivado en el mundo, y se cultiva desde la antigüedad. De hecho, el testimonio más antiguo del que se tiene constancia data del año 2.800 a.C., en el que un emperador chino estableció un rito ceremonial para la plantación del arroz.

En la actualidad existen alrededor de 10000 tipos de arroz que pertenecen a dos subespecies de Oryza sativa: la índica, cultivada en los trópicos, o la japónica, cultivada en trópicos o en zonas de clima templado.

En cuanto a su composición podemos destacar su contenido en almidón, que se compone de amilosa y amilopectina, siendo la proporción de cada una la que determina las características culinarias del producto. A mayor proporción de amilopectina, más viscosos y pegajosos estarán los granos entre sí.

Vamos a ver algunos tipos diferentes y qué usos podemos darles en nuestra cocina:

ARROZ REDONDO: es un arroz de grano corto que absorbe muy bien el sabor de los alimentos que lo acompañan, siendo especialmente bueno para usarlo en paellas o arroces caldosos. En caso de no encontrar un arroz glutinoso para sushi, podemos usar este en sustitución, previamente bien lavado para eliminar parte del almidón y que no se pegue en exceso.

ARROZ BASMATI: es un arroz de grano largo originario de la India y Pakistán. Tiene un sabor muy aromático que puede recordar a la nuez. Al cocerlo queda muy suelto y da muy buen resultado en ensaladas o guarniciones. Los granos quedan separados porque contiene menor cantidad de amilopectina. Podemos encontrarlo en su versión integral o refinada.

ARROZ INTEGRAL: es un arroz de grano medio y al no estar tratado conserva todo su salvado, que concentra una mayor de cantidad de vitaminas y minerales, pero que también arrastrará una parte cuando lleguen al intestino. Necesita mayor tiempo de cocción y puede resultar más difícil de masticar.

ARROZ ROJO: muy utilizado en la cocina china. Conserva también todo su salvado y su sabor puede recordar a nuez. Queda muy bien en guarniciones o guisos.

ARROZ SALVAJE: se trata de hierbas acuáticas y sus granos son estrechos y oscuros. Necesita mayor tiempo de cocción y su sabor también puede recordarnos a frutos secos. Este también queda bien en guarniciones o guisos o acompañado de otros como el basmati o el rojo.

 

¿CON CUAL TE QUEDAS?