¿Cómo leer la etiqueta nutricional ?

Cuando hablamos de alimentos, nos referimos a los principios nutritivos y a los ingredientes que tienen. Es importante saber unas cosas antes de comprar un producto porque tu salud depende de este aspecto también.

El ingrediente de un producto es una fuente muy importante de información sobre las calorías y el valor nutricional. Aprender cómo leer las etiquetas lo ayudará a seguir una dieta saludable y le facilitará la elección de los alimentos más nutritivos.

Con la tendencia actual de alimentos más convenientes que se pueden consumir en el camino o fuera del hogar, alterar la composición de los alimentos procesados ​​para mejorar el perfil nutricional ofrece la oportunidad de mejorar las dietas y ayudar a reducir la prevalencia de enfermedades relacionadas con la dieta en la población.

Entonces, la etiqueta de un producto tiene:

Información sobre las calorías, grasas, grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sodio, carbohidratos, fibra dietética, azúcares, proteínas, vitamina A, vitamina C, calcio y hierro.
La información nutricional siempre se muestra como ingredientes enumerados en orden de mayor a menor cantidad, según el peso. Esta información incluye el tamaño de la porción, el número de porciones en el paquete, las calorías por porción y la cantidad de nutrientes diferentes contenidos en el producto.

La cantidad de calorías en una sola porción de los alimentos se encuentra a la izquierda de la etiqueta. Preste atención a las calorías por porción y la cantidad de porciones que realmente consume si come todo el paquete. Tenga en cuenta si dobla las porciones que come, duplica las calorías y los nutrientes.

Cuando se trata de las etiquetas nutricionales, la mayoría de nosotros dejamos de leer después del recuento de calorías. Algunos de nosotros nos aventuraremos más allá de las cantidades de azúcar, sodio y grasa, pero la lista de ingredientes a menudo se ignora. ¡Eso es un error, sin embargo, porque saber qué entra en tu comida puede ayudarte a tomar decisiones saludables!

Los ingredientes son lo más importante de un producto, pero también las calorías, porque no es igual comer un yogur que tiene entre 120-150 calorías y comer dos, que tienen casi las calorías de un desayuno sano y equilibrado. La saciedad que te dan no dura y vas a tener que comer algo más después de una hora y así engordamos.  500 calorías además de los requisitos diarios de energía y ninguna actividad física, resulta en ganar 0.2-0.8 kilogramos por semana.

Por otra parte, es importante tener en cuenta la cantidad de azúcares y de sodio (sal). El azúcar no es del todo malo, se produce naturalmente en frutas y leche, por ejemplo, pero puede tener azúcar añadido algunos efectos muy graves sobre su salud. Se ha relacionado con muchos problemas de salud, desde un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular a la obesidad. Es bastante común en los alimentos procesados, especialmente los que ha marcado como “sin grasa” o “grasa reducida”, pero no siempre es fácil de detectar en las listas de ingredientes

Intenta buscar los ingredientes con terminación de sufijo en el -osa (glucosa, fructosa, etc.). Y, por supuesto, verifique los datos nutricionales para ver cuántos gramos de azúcar contiene el producto.

El sodio no es inherentemente malo. De hecho, su cuerpo necesita sodio para el funcionamiento nervioso y muscular normal y para mantener su presión arterial. Es la cantidad que comes a lo que debes prestar atención. Tienes que consumir menos de 2.300 mg por día y si hay enfermedades cardiovasculares entonces la cantidad se disminuye.

El más complicado son las grasas trans y entonces no encontrará estas grasas trans en absoluto, sino ingredientes que contienen grasas trans: principalmente aceite parcialmente hidrogenado y aceite hidrogenado. Las grasas trans pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Estas grasas elevan su colesterol malo (LDL) y reducen su colesterol bueno (HDL).

Hay muchos nombres comunes sobre las propiedades nutricionales de los productos, tales como:

  • Producto natural – si los productos de origen animal se procesan lo menos posible, y en caso negativo, no deben contener aditivos sintéticos, colorantes ni saborizantes artificiales.
  • Ligero o light – un producto con bajo contenido de grasa (50%) bajo contenido calórico o de sal que es diferente de la composición original del producto.
  • Producto orgánico – debe tener al menos 95% ingredientes orgánicos.
  • Bajo contenido de sal – 10% de la dosis diaria recomendada, es decir, 140 mg /porción.
  • Bajo contenido de grasa – hasta 3 g de grasa /porción o por gramo de producto.
  • Buena fuente de – debe contener al menos 10% de las vitaminas y minerales mencionadas en la etiqueta.
  • Carne magra: carne con menos de 10 g de grasa (máximo 4,5 grasas saturadas y un máximo de 95 mg de colesterol por gramo).
  • Multicereales –  cuando el producto tiene varios tipos de granos en la composición, pero eso no significa que haya cereales enteros o saludables.
  • Trigo integral – el producto está hecho 100% con harina de trigo integral.
  • Sin colesterol – que tenga menos de 2 mg de colesterol / porción y menos de 2 g de grasa saturada / porción.

Además, es importante leer también la dosis diaria recomendada, de esa manera sabes cuánto necesitas para que el organismo se beneficie de estos nutrientes.

Leer las etiquetas no es tan difícil sí aprendes un poco sobre los ingredientes, pero sí quieres comprar un producto que tiene tantos ingredientes que ni conoces los nombres, entonces seguro que no es saludable. ¡Menos e ingredientes conocidos para hacer las mejores elecciones de alimentos!

Con cariño,