Lino. Tu aliado vegetal de omega-3. Propiedades y beneficios

Su nombre es linum usitatissimum, que quiere decir lino utilizadísimo. Ya en el antiguo Egipto envolvían a las momias en sábanas de lino, simbolizando la pureza. Actualmente la mayor parte de su producción se destina a aceites para fines comerciales.

 

Podemos encontrarlo en su versión dorada y marrón, pero poco podemos distinguir de su composición ya que son prácticamente iguales. Así que elijas el que elijas estará bien y podrás beneficiarte de todas sus propiedades.

Es la semilla con mayor contenido en ácido alfa-linolénico, de la familia omega-3. Concretamente, supone un 57% de su composición, por lo que tan solo 15 gramos (2 cucharadas soperas) de semillas proporcionan el 150% de las necesidades de un adulto. Son la principal fuente como precursor omega-3 de la alimentación vegana. Para aprovechar los ácidos grasos de su interior debemos consumirlas molidas. De no ser así no podremos digerir su cáscara, y tendrán una función principalmente como aporte de fibra, ya que contiene gran cantidad de lignanos y mucílagos. Además este aporte de omega-3 ayuda a mantener el equilibrio entre el omega-6/omega-3, que debería ser 2:1 o 3:1.

 

Algunos de los beneficios que nos aporta el lino son:

El conjunto de ácidos grasos omega-3 poseen un efecto antiinflamatorio, ya que favorecen la síntesis de prostaglandinas PG3 que ayudan a mantener en buen estado los vasos sanguíneos.

Otra de sus propiedades es que puede ayudar a reducir la proteína C reactiva, que es un indicador de grado de inflamación. Este efecto antiinflamatorio hace que sea recomendable consumirla como tratamiento sintomático de patologías autoinmunes como la psoriasis o la artritis.

Por último, otra de sus propiedades podría ser que ayuda a prevenir el cáncer de mama y próstata, ya que tres de sus lignanos –secoisolariciresinol, matairecinol y pinoresinol— son transformados por las bacterias intestinales en enterolactona y enterodiol, compuestos con acciones de regulación del sistema hormonal.

 

Así que si todavía dudas sobre si deberías incluirlo en tu alimentación, no lo pienses más. ¡Úsalo! En Begin Vegan tenemos tanto lino dorado como marrón y también ya molido de primera presión en frío. ¡Acércate a por el tuyo!

 

Arroz. Todo lo que necesitas saber para sacar el máximo partido en la cocina

      El arroz, después del maíz, es el cereal más cultivado en el mundo, y se cultiva desde la antigüedad. De hecho, el testimonio más antiguo del que se tiene constancia data del año 2.800 a.C., en el que un emperador chino estableció un rito ceremonial para la plantación del arroz.

En la actualidad existen alrededor de 10000 tipos de arroz que pertenecen a dos subespecies de Oryza sativa: la índica, cultivada en los trópicos, o la japónica, cultivada en trópicos o en zonas de clima templado.

En cuanto a su composición podemos destacar su contenido en almidón, que se compone de amilosa y amilopectina, siendo la proporción de cada una la que determina las características culinarias del producto. A mayor proporción de amilopectina, más viscosos y pegajosos estarán los granos entre sí.

Vamos a ver algunos tipos diferentes y qué usos podemos darles en nuestra cocina:

ARROZ REDONDO: es un arroz de grano corto que absorbe muy bien el sabor de los alimentos que lo acompañan, siendo especialmente bueno para usarlo en paellas o arroces caldosos. En caso de no encontrar un arroz glutinoso para sushi, podemos usar este en sustitución, previamente bien lavado para eliminar parte del almidón y que no se pegue en exceso.

ARROZ BASMATI: es un arroz de grano largo originario de la India y Pakistán. Tiene un sabor muy aromático que puede recordar a la nuez. Al cocerlo queda muy suelto y da muy buen resultado en ensaladas o guarniciones. Los granos quedan separados porque contiene menor cantidad de amilopectina. Podemos encontrarlo en su versión integral o refinada.

ARROZ INTEGRAL: es un arroz de grano medio y al no estar tratado conserva todo su salvado, que concentra una mayor de cantidad de vitaminas y minerales, pero que también arrastrará una parte cuando lleguen al intestino. Necesita mayor tiempo de cocción y puede resultar más difícil de masticar.

ARROZ ROJO: muy utilizado en la cocina china. Conserva también todo su salvado y su sabor puede recordar a nuez. Queda muy bien en guarniciones o guisos.

ARROZ SALVAJE: se trata de hierbas acuáticas y sus granos son estrechos y oscuros. Necesita mayor tiempo de cocción y su sabor también puede recordarnos a frutos secos. Este también queda bien en guarniciones o guisos o acompañado de otros como el basmati o el rojo.

 

¿CON CUAL TE QUEDAS?

Veganismo. ¿Tienes dudas? En Begin Vegan te podemos ayudar

El veganismo es, en esencia, un principio moral y no solo un estilo de vida. Aún no siendo nuevo, ha ido adquiriendo gran importancia en las últimas décadas. La premisa principal es la de no utilizar a los demás animales, con ningún propósito ni de ninguna forma. Por esta razón, no sólo se eliminan los productos alimenticios procedentes de los animales o su explotación, sino que tampoco se utilizan otros productos, ni de higiene, vestimenta, ocio o entretenimiento.

No existen datos oficiales sobre población vegana en nuestro país pero algunas agencias como Lantern hacen encuestas periódicamente. En los últimos 2 años el número de veganos en España ha crecido de un 0,2% a un 0,5%. El número de vegetarianos es mayor, y ha crecido de un 1,3% hasta un 1,5%. Y si nos fijamos en las personas que han reducido su consumo de carne de manera considerable, la cifra asciende de un 6,3% en 2017 a un 7,9% en este año.

Con estos datos no es de extrañar la creciente aparición de nuevos productos, restaurantes y servicios específicos para veganos y vegetarianos.

En nuestra tienda, Begin Vegan, puedes encontrar la más amplia variedad de alimentos y productos para que no te falte nada en tu alimentación.

Si tienes dudas, quieres mejorar tu alimentación, disminuir tu consumo de carne o iniciarte en el mundo del veganismo o el vegetarianismo, puedes pasarte para informarte o pedir cita con nuestra nutricionista. También podemos ayudarte a nivel psicológico. ¡Infórmate!

 

Cómo ser un vegano con digestiones ligeras y sin gases

Siempre que nos proponemos un cambio de alimentación nos preocupamos de tener todos los nutrientes a nuestro servicio pero muchas veces los resultados nos producen malestar.

Ya que “vegano” y “sano” no siempre son sinónimos, aquí os explicamos algunos trucos para facilitar las digestiones sin utilizar productos animales y conseguir tener sensaciones muy placenteras con un tipo de alimentación totalmente sana.

La importancia de las combinaciones de alimentos

En la década de los 80 un naturópata llamado Herbert Shelton consideraba que nuestra salud se originaba en el intestino, por eso se dedicó a curar enfermedades de sus pacientes cambiando su alimentación. Fue entonces cuando puso en práctica sus descubrimientos sobre cómo combinar los alimentos para que no produjeran toxinas en nuestro organismo obteniendo resultados increíblemente positivos.

Lo primero que hizo fue una clasificación de los alimentos según su macronutriente principal.

Los separó en los siguientes grupos:

  • Proteínas: legumbres, carne, pescado, marisco, mijo, quinoa, frutos secos y cáñamo.

proteínas veganas

  • Hidratos de carbono: la mayor parte de los cereales (arroz, pasta), patata, boniato, batata, nabo y frutas.hidratos
  • Grasas: Aceites y algunos frutos como el aguacate.grasas

Como hacer que tus digestiones sean ligeras

Una vez que tenía claros los grupos básicos Shelton estableció 4 reglas básicas para facilitar las digestiones:

  • No mezclar proteínas con hidratos de carbono.

Los hidratos de carbono, cuya digestión comienza con la masticación, son digeridos gracias a una enzima que se llama “peptina”. El problema es que para digerir la proteína nuestro cuerpo pone en marcha un sistema basado en ácido clorhídrico, que anula la función de esta enzima. Esto significa que el hidrato de carbono se queda acumulado en nuestro sistema digestivo hasta que nuestro organismo digiere completamente la proteína generando toxinas, fermentando. Por eso esta mezcla produce muchos gases.

  • No mezclar 2 tipos de hidratos de carbono juntos.

La peptina sólo se dedica a digerir y a extraer nutrientes de un tipo de hidrato de carbono. Hasta que no termina con ese tipo no pasa al siguiente, generando fermentación mientras el segundo hidrato espera su turno. De ahí los gases.

  • No mezclar 2 proteínas juntas.

Las proteínas están formadas de aminoácidos (concretamente de 8 tipos diferentes). Hasta que el cuerpo asimila todos los nutrientes de una primera proteína no puede asimilar los siguientes de otro tipo, así que mucho mejor si se lo ponemos fácil.

  • La fruta siempre sola.

La mayor parte de las frutas contiene mucho azúcar pero algunas frutas como la manzana, la pera y los frutos rojos son más neutras y en sus combinaciones no suelen dar tantos problemas. Te aconsejamos que experimentes con éstas últimas ya que cada organismo se puede comportar de maneras diferentes.

En base a estas premisas… ¿qué puedo comer?

Para conseguir digestiones ligeras, lo que evita la necesidad de siestas prolongadas, la pesadez y los gases, te vamos a poner varios ejemplos de platos fáciles que te sentarán estupendamente:

  • Los hidratos de carbono puedes mezclarlos con cualquier verdura salvo patata, batata, boniato y nabo.Por ejemplo: arroz integral con sofrito de verduras o con verduras al horno.
  • Las proteínas puedes acompañarlas de verduras de todo tipo salvo patata, batata, boniato y nabo. El típico plato de proteína con patatas no es una buena opción, así que mucho mejor si lo acompañas de verduras o ensalada.
  • No poner fruta ni en las ensaladas ni acompañando las proteínas o los hidratos.

Otros aspectos a tener en cuenta para favorecer la absorción de nutrientes:

  • Evitar el consumo de azúcar. Este “veneno vegano” es una sustancia que no sólo crea adicción sino que come calcio, es decir, que hace que nuestro cuerpo consuma demasiado calcio para su tratamiento digestivo. En su lugar puedes utilizar melazas, siropes o stevia.
  • Eliminar el exceso de café o de té con teína, ya que no permite la correcta absorción del hierro. Si tienes falta de hierro plantéate eliminar o reducir su consumo o sustituirlo por té blanco, té cuquicha o yanoh (café de cereales).

 

Los germinados

Es cierto que mezclando cereales con legumbres obtienes la proteína completa y vegetal pero hay organismos que no asimilan bien esta mezcla. Para solucionar este problema tenemos un “as en la manga”: los germinados.

¿Qué son? Son semillas o brotes que en contacto con agua, oxígeno y calor germinan, convirtiéndose en un alimento mucho más fácil de asimilar por nuestro cuerpo y aportando muchas ventajas nutricionales como vitaminas C, B, E y K, clorofila, calcio, potasio, hierro y enzimas que facilitan la digestión y absorción de nutrientes.

Puedes hacerlos en casa o comprarlos preparados, como ves aquí.

 

Cómo aplicar esta información a mi nutrición diaria de forma fácil

Ya hemos visto que este tema de la combinación de alimentos es complejo pero lo mejor es que no te plantees aplicarlo de forma rígida.

Para que no caigas en la trampa de que es un tema difícil de aplicar aquí tienes varias ideas para crear un menú completo siguiendo estas pautas:

Otros trucos para evitar los gases y facilitar la digestión:

  • No mezcles legumbre con brócoli o coliflor. En algunos casos estas mezclas no producen buenas sensaciones.
  • Legumbres con especias picantes o curry a veces no sientan bien.
  • Toma una infusión caliente después de comer sin cafeína ni teína. Esto relajará tu sistema digestivo y tu intestino necesitará menos energía para realizar sus funciones.

Estos ejemplos sólo afectan a algunos organismos, así que comprueba si a ti te ocurre.

 

¿Ya has probado algunos de nuestros trucos para mejorar tu digestión? ¿Qué resultados has obtenido?
Si necesitas ayuda a nivel nutricional, ponte en contacto con nosotros.