Umeboshi. Una pequeña ciruela de gran sabor e importantes beneficios

El ume es una ciruela que llega desde oriente para sorprendernos con su intenso sabor. Es popularmente conocida en Japón, donde la acompañan con arroz para simular los colores de la bandera japonesa. Cuentan que los samuráis lo consumían para evitar la fatiga, aumentar su resistencia y reponerse entre batallas. Pero realmente no se sabe con certeza si su origen en Chino o Japonés.

Se recolecta cuando todavía no está madura, manteniendo un sabor muy ácido y se deja secar un par de días al sol (de hecho, umeboshi significa ciruela seca). Posteriormente se introduce en barriles con sal marina y hojas de shisho (es una planta similar a la albahaca), se le pone peso encima y se deja así un mínimo de dos años durante los cuales se produce el proceso de fermentación. Como resultado obtenemos un fruto con un sabor amargo muy potente pero también salado con efecto probiótico, perfecto para mantener saludable nuestra flora intestinal.

En cuanto a su composición, podemos destacar la cantidad de ácido cítrico que contiene. Además es un alimento que puede mejorar nuestro tránsito intestinal y la secreción de jugos gástricos. Eso sí, al contener altos niveles de sodio y potasio no está indicada en personas con hipertensión o problemas renales.

Para consumirla podemos hacer como los japoneses y añadir umeboshi a un plato de arroz, o podemos incorporarla en batidos de frutas, ensaladas o salteados de verduras y arroz por ejemplo.   También puedes añadirla a patés vegetales para darles un sabor ácido y amargo. Por ejemplo, una crema de tahin y umeboshi puede ser perfecta para picar con unos picos o unos crackers.

Un estudio publicado en ‘World Journal of Gastroenterology’ en 2015 mostró que las personas que consumían umeboshi de manera habitual tenían menos reflujo gastro-esofágico.

Otro estudio publicado más recientemente en 2018 en ‘Biological and Pharmaceutical Bulletin’ demostró que el vinagre de umeboshi poseía efectos antimicrobianos en el aparato digestivo. Ahora está por determinar cuál es el principio activo que le confiere esta propiedad.

Veganismo. ¿Tienes dudas? En Begin Vegan te podemos ayudar

El veganismo es, en esencia, un principio moral y no solo un estilo de vida. Aún no siendo nuevo, ha ido adquiriendo gran importancia en las últimas décadas. La premisa principal es la de no utilizar a los demás animales, con ningún propósito ni de ninguna forma. Por esta razón, no sólo se eliminan los productos alimenticios procedentes de los animales o su explotación, sino que tampoco se utilizan otros productos, ni de higiene, vestimenta, ocio o entretenimiento.

No existen datos oficiales sobre población vegana en nuestro país pero algunas agencias como Lantern hacen encuestas periódicamente. En los últimos 2 años el número de veganos en España ha crecido de un 0,2% a un 0,5%. El número de vegetarianos es mayor, y ha crecido de un 1,3% hasta un 1,5%. Y si nos fijamos en las personas que han reducido su consumo de carne de manera considerable, la cifra asciende de un 6,3% en 2017 a un 7,9% en este año.

Con estos datos no es de extrañar la creciente aparición de nuevos productos, restaurantes y servicios específicos para veganos y vegetarianos.

En nuestra tienda, Begin Vegan, puedes encontrar la más amplia variedad de alimentos y productos para que no te falte nada en tu alimentación.

Si tienes dudas, quieres mejorar tu alimentación, disminuir tu consumo de carne o iniciarte en el mundo del veganismo o el vegetarianismo, puedes pasarte para informarte o pedir cita con nuestra nutricionista. También podemos ayudarte a nivel psicológico. ¡Infórmate!

 

Cómo ser un vegano con digestiones ligeras y sin gases

Siempre que nos proponemos un cambio de alimentación nos preocupamos de tener todos los nutrientes a nuestro servicio pero muchas veces los resultados nos producen malestar.

Ya que “vegano” y “sano” no siempre son sinónimos, aquí os explicamos algunos trucos para facilitar las digestiones sin utilizar productos animales y conseguir tener sensaciones muy placenteras con un tipo de alimentación totalmente sana.

La importancia de las combinaciones de alimentos

En la década de los 80 un naturópata llamado Herbert Shelton consideraba que nuestra salud se originaba en el intestino, por eso se dedicó a curar enfermedades de sus pacientes cambiando su alimentación. Fue entonces cuando puso en práctica sus descubrimientos sobre cómo combinar los alimentos para que no produjeran toxinas en nuestro organismo obteniendo resultados increíblemente positivos.

Lo primero que hizo fue una clasificación de los alimentos según su macronutriente principal.

Los separó en los siguientes grupos:

  • Proteínas: legumbres, carne, pescado, marisco, mijo, quinoa, frutos secos y cáñamo.

proteínas veganas

  • Hidratos de carbono: la mayor parte de los cereales (arroz, pasta), patata, boniato, batata, nabo y frutas.hidratos
  • Grasas: Aceites y algunos frutos como el aguacate.grasas

Como hacer que tus digestiones sean ligeras

Una vez que tenía claros los grupos básicos Shelton estableció 4 reglas básicas para facilitar las digestiones:

  • No mezclar proteínas con hidratos de carbono.

Los hidratos de carbono, cuya digestión comienza con la masticación, son digeridos gracias a una enzima que se llama “peptina”. El problema es que para digerir la proteína nuestro cuerpo pone en marcha un sistema basado en ácido clorhídrico, que anula la función de esta enzima. Esto significa que el hidrato de carbono se queda acumulado en nuestro sistema digestivo hasta que nuestro organismo digiere completamente la proteína generando toxinas, fermentando. Por eso esta mezcla produce muchos gases.

  • No mezclar 2 tipos de hidratos de carbono juntos.

La peptina sólo se dedica a digerir y a extraer nutrientes de un tipo de hidrato de carbono. Hasta que no termina con ese tipo no pasa al siguiente, generando fermentación mientras el segundo hidrato espera su turno. De ahí los gases.

  • No mezclar 2 proteínas juntas.

Las proteínas están formadas de aminoácidos (concretamente de 8 tipos diferentes). Hasta que el cuerpo asimila todos los nutrientes de una primera proteína no puede asimilar los siguientes de otro tipo, así que mucho mejor si se lo ponemos fácil.

  • La fruta siempre sola.

La mayor parte de las frutas contiene mucho azúcar pero algunas frutas como la manzana, la pera y los frutos rojos son más neutras y en sus combinaciones no suelen dar tantos problemas. Te aconsejamos que experimentes con éstas últimas ya que cada organismo se puede comportar de maneras diferentes.

En base a estas premisas… ¿qué puedo comer?

Para conseguir digestiones ligeras, lo que evita la necesidad de siestas prolongadas, la pesadez y los gases, te vamos a poner varios ejemplos de platos fáciles que te sentarán estupendamente:

  • Los hidratos de carbono puedes mezclarlos con cualquier verdura salvo patata, batata, boniato y nabo.Por ejemplo: arroz integral con sofrito de verduras o con verduras al horno.
  • Las proteínas puedes acompañarlas de verduras de todo tipo salvo patata, batata, boniato y nabo. El típico plato de proteína con patatas no es una buena opción, así que mucho mejor si lo acompañas de verduras o ensalada.
  • No poner fruta ni en las ensaladas ni acompañando las proteínas o los hidratos.

Otros aspectos a tener en cuenta para favorecer la absorción de nutrientes:

  • Evitar el consumo de azúcar. Este “veneno vegano” es una sustancia que no sólo crea adicción sino que come calcio, es decir, que hace que nuestro cuerpo consuma demasiado calcio para su tratamiento digestivo. En su lugar puedes utilizar melazas, siropes o stevia.
  • Eliminar el exceso de café o de té con teína, ya que no permite la correcta absorción del hierro. Si tienes falta de hierro plantéate eliminar o reducir su consumo o sustituirlo por té blanco, té cuquicha o yanoh (café de cereales).

 

Los germinados

Es cierto que mezclando cereales con legumbres obtienes la proteína completa y vegetal pero hay organismos que no asimilan bien esta mezcla. Para solucionar este problema tenemos un “as en la manga”: los germinados.

¿Qué son? Son semillas o brotes que en contacto con agua, oxígeno y calor germinan, convirtiéndose en un alimento mucho más fácil de asimilar por nuestro cuerpo y aportando muchas ventajas nutricionales como vitaminas C, B, E y K, clorofila, calcio, potasio, hierro y enzimas que facilitan la digestión y absorción de nutrientes.

Puedes hacerlos en casa o comprarlos preparados, como ves aquí.

 

Cómo aplicar esta información a mi nutrición diaria de forma fácil

Ya hemos visto que este tema de la combinación de alimentos es complejo pero lo mejor es que no te plantees aplicarlo de forma rígida.

Para que no caigas en la trampa de que es un tema difícil de aplicar aquí tienes varias ideas para crear un menú completo siguiendo estas pautas:

Otros trucos para evitar los gases y facilitar la digestión:

  • No mezcles legumbre con brócoli o coliflor. En algunos casos estas mezclas no producen buenas sensaciones.
  • Legumbres con especias picantes o curry a veces no sientan bien.
  • Toma una infusión caliente después de comer sin cafeína ni teína. Esto relajará tu sistema digestivo y tu intestino necesitará menos energía para realizar sus funciones.

Estos ejemplos sólo afectan a algunos organismos, así que comprueba si a ti te ocurre.

 

¿Ya has probado algunos de nuestros trucos para mejorar tu digestión? ¿Qué resultados has obtenido?
Si necesitas ayuda a nivel nutricional, ponte en contacto con nosotros.